En esta sección os ofrecemos diez paisajes sonoros de diferentes ambientes que podemos encontrar en una comarca andaluza como puede ser la Sierra Sur de Jaén, cuya melodía seguro que les resultará familiar y, a la vez, estimulante.

En dicho territorio el monte mediterráneo conserva buena parte de su esplendor natural y la campiña se presenta como una extensa y plateada alfombra de olivar. En ambos medios habitan un buen número de especies animales que entonan bellas melodías ensalzando, aún más si cabe, el paisaje. Prestando un poco de atención, podemos deleitarnos con el sonido que emiten los grillos en las noches de verano, o con el de los ruiseñores y mirlos, que con sus trinos alegran las riberas de los ríos y arroyos que vertebran el territorio.

Los sonidos del entorno, ya sea natural o urbano, constituyen un patrimonio a veces olvidado, pero con gran poder de atracción, de estímulo para desarrollar la imaginación, así como para la adquisición de conocimiento y valoración del entorno que nos rodea, y al que a menudo prestamos escasa atención.

Así pues, el estremecedor bramido de los ciervos durante la berrea, la sinfonía que se produce durante el amanecer en los bosques de ribera, el ambiente del parque de un pueblo, o las incesantes chicharras en una tarde de verano, constituyen paisajes muy próximos y entrañables.